Cuidado personal e higiene son los principales motivos por los que hombres y mujeres cumplen sus sesiones de depilación con cera.

En nuestro centro empleamos tanto cera caliente como cera tibia, utilizando una u otra en función de la zona a depilar.

Para las zonas más delicadas del cuerpo utilizamos cera caliente; cera que no volvemos a reutilizar y que tú mismo/a podrás comprobar cómo la tiramos una vez que la retiramos de tu piel.

Para el resto del cuerpo utilizamos cera tibia, una técnica que resulta ideal para aquellas personas que padecen problemas circulatorios o presentan una piel más sensible para sufrir mayor temperatura de calor.

Queremos ofrecerte una sesión cómoda y lo más agradable posible, dedicando el tiempo que sea necesario y evitando que la depilación resulte dolorosa gracias a nuestra técnica profesional y calidad de nuestros productos.