La Reflexología Podal, se basa en la teoría de que existen conexiones nerviosas de muchos puntos específicos del cuerpo en los pies. Las áreas donde se localizan dichos puntos se les conoce como "zonas reflejas".

El objetivo de la reflexología es obtener una respuesta saludable del cuerpo mediante una adecuada estimulación, aplicada en sus correspondientes zonas reflejas, logrando con ello establecer el balance natural de la energía y funcionalidad del organismo.

Bastan suaves e intensas presiones en los lugares indicados para que la energía de las zonas seleccionadas se active, o dicho de otra manera, encontremos alivio y mejoría a nivel físico y emocional.